Ser arteterapeuta



Ser arteterapeuta es ser capaz de ser lienzo, trenza y lodo donde plantar tus semillas

jabón para las heridas

tiniebla y faro

Es convertirme en mar cuando me traen un río

navaja suiza, cáscara y ramo 

cristal, espejo, a veces transparente, a veces empañado, para que no te despistes


otras veces mostrarme para que me veas

que estoy aqui

que te acompaño.

Que soy el lápiz si lo necesitas, 

plastilina para amoldarme a tu medida

pañuelo y cerrojo.

A veces no quieres entrar, te encierras

y las paredes lloran su blancura

blanco sobre blanco como Malevich

pincelada a pincelada dibujamos ese no. 

Pero cuando te abres

¡Ay cuando te abres!

de tus dedos, nuestros ojos, brotan cientos de gotas

que vienen de todas partes al encuentro

para ocupar su lugar.

No estaban ahí hace un momento

y de pronto haces nacer

cuerpos, paisajes, horizontes, mares, montañas, flores, seres de todas las especies

que tienen tanto que decirnos sobre la vida

brújula y mapa

Corriente irresistible.

Y no puedo sino disolverme ante el milagro,

y llorar, como una magdalena, agradecida, por tanta belleza. 








Recibe las entradas de este blog en tu correo

¡Escríbeme!