top of page

¿Cómo puede la creatividad ayudarme en la crianza? Arteterapia y parentalidad positiva.



Clara es una madre de tres niños. No le gusta nada tener que gritarles, pero al final del día está agotada y no puede más. Y es que si no les chilla, siente que van tarde a todas partes.


Desde que Marcos es padre, se está replanteando cómo fueron su educación y su infancia. No quiere tratar a su hijo como su padre le trató a él, pero a menudo no sabe cómo hacerlo mejor, y acaba repitiendo lo mismo sin querer.


La mayoría de padres y madres hoy en día nos planteamos estas cuestiones. Probablemente no ha habido un momento en la historia en el que la situación de las familias haya cambiado tanto en tan poco tiempo. En pocas décadas hemos pasado del modelo tradicional (papá, mamá e hijos/as) a una enorme diversidad de formas de familias: monoparentales, separadas, reconstituidas, homosexuales, queer, y todas las combinaciones que se nos ocurran. Bendita diversidad y libertad. Las madres ya no tenemos que dedicarnos exclusivamente al cuidado, y los padres se están replanteando también su papel en el hogar.


Queda mucho por hacer, sin duda, y en este artículo no me quiero meter en el análisis sociopolítico de estos cambios ni en todo lo que hay detrás y lo que queda por hacer. Hoy quiero hablar de Clara y de Marcos, personas como tú y como yo, que día a día hacen lo mejor que pueden.


Y es que también es posible que nunca antes fuera tan complicado criar. Y que me perdonen nuestras antepasadas que atravesaron hambrunas y guerras con sus criaturas agarradas a la teta. Eso sí eran complicaciones. Pero la dificultad que atravesamos hoy en día es de otra índole, y tiene que ver con la conciencia. Sí, habéis leído bien, la conciencia. Nunca antes en la historia de la humanidad hemos sido tan conscientes de la importancia de nuestro papel en el crecimiento de nuestra descendencia.


Décadas de investigaciones sobre psicología y desarrollo infantil nos han dejado un gran conocimiento, y a la vez, una gran responsabilidad. Porque nadie quiere transmitirle a sus hijos sus traumas. Y todos queremos ver a nuestros hijos florecer. Pero es que ser la madre o el padre perfecto es harto complicado, primero porque tendemos a repetir lo que ya sabemos, segundo porque estamos en general muy cansadas y faltos de apoyo, y tercero, porque esta sociedad individualista e hipermediatizada no nos ayuda demasiado.


En respuesta a esta preocupación, llama la atención que ya en el año 2006 el Comité de Ministros de Europa redactó la famosa Recomendación Rec de medidas de apoyo a la parentalidad positiva. El contenido de este documento oficial, en palabras llanas viene a decir algo así como “Queridos gobiernos de la Unión Europea, como no ayudemos a los padres y madres a hacer su labor, vamos a tener serios problemas con las criaturas del mañana”. La recomendación insta a los Estados miembros a asumir políticas a favor de los padres/madres, haciendo hincapié en las acciones de apoyo a la parentalidad positiva.


Pero ¿qué es la parentalidad positiva?

El término parentalidad proviene del inglés “parenting” (en castellano paternidad), y hace referencia al rol parental que tanto la madre como el padre tienen respecto a sus hijos/as.


De acuerdo con la definición que aparece en la Recomendación REC:

“El ejercicio de la parentalidad positiva se refiere al comportamiento de los padres fundamentado en el interés superior del niño, que cuida, desarrolla sus capacidades, no es violento y ofrece reconocimiento y orientación que incluyen el establecimiento de límites que permitan el pleno desarrollo del niño”.


Los principios de este modelo de crianza están centrados en el respeto hacia las necesidades de los niños/as, el fortalecimiento de los vínculos afectivos seguros, y en la resolución de los conflictos de manera no violenta. Es decir, el objetivo es que cada familia pueda desarrollar relaciones positivas, basadas en la responsabilidad, el cuidado y el bienestar, para que cada miembro de la familia pueda desarrollar su máximo potencial.


Para ello, las familias necesitan abundantes apoyos. Porque somos animales sociales, y ninguna madre en soledad es capaz de encontrar ese bienestar ni de aprender todo lo que necesita para irse adaptando a las necesidades de sus criaturas.


Y ahí es donde se encuentra la clave. Las investigaciones hacen referencia a la necesidad de adaptación que tenemos que desarrollar para ajustarnos a las constantes demandas de la crianza. La crianza requiere flexibilidad, requiere ser capaces de encontrar múltiples soluciones a problemas cambiantes. Porque lo que funcionó con nosotros tal vez ya no funcione. O tal vez queramos crear una nueva manera de criar, la nuestra.


No en vano, creatividad y crianza comparten raíces etimológicas comunes. Atreverse a emprender el apasionante camino de gestar y cuidar a otro ser en su desarrollo requiere de una gran imaginación e inventiva.


En mi tesis doctoral pude investigar en profundidad las posibilidades de la arteterapia como vía de apoyo a la parentalidad positiva. En las sesiones, las familias encuentran un espacio en el que pueden, a través de los materiales artísticos, no solo expresar cómo se sienten y fortalecer sus vínculos, sino que también a menudo descubren su propia creatividad. No es extraño que muchos padres y madres lleguen a las sesiones con la sensación de que no son nada creativos, y terminen el taller con confianza en su capacidad de crear y transformar su realidad familiar.


A este respecto suelo explicar que la creatividad no es un terreno exclusivo de los artistas, sino que forma parte del día a día. Existe creatividad en las ciencias, en las relaciones, y en las acciones más cotidianas. Nos permite mirar de manera abierta la realidad que nos rodea.


Al contrario de lo que se suele creer, la creatividad es una habilidad que todos tenemos en mayor o menor medida, y por lo tanto, todos podemos desarrollarla y entrenarla. ¿Cuánto tiempo hace que no dibujas/cantas/bailas de forma libre y espontánea? ¿Cuánto tiempo hace que no te propones explorar nuevas alternativas o formas de ser?


La propuesta es abrir un espacio creativo para reflexionar y preguntarnos sobre el tipo de crianza que queremos tener. Sobre la historia y la experiencia familiar que nos ha llevado a ser el padre o la madre que somos, y lo que nos gustaría cambiar. En el proceso, y en el diálogo con otras familias, es frecuente que se descubran y se aprendan nuevas maneras de crianza. Y sobretodo, lo más importante, se encuentra el apoyo necesario.


Algunas claves de cómo la creatividad te puede ayudar en tu crianza:


  1. Explorar tu creatividad artística como medio de autoexpresión puede ayudarte a conocerte mejor. Comprender mejor tus emociones y necesidades te servirá también para comprender mejor las de tus hijos/as y tener más empatía.

  2. La creatividad siempre viene de la mano del juego. A través de la creatividad podrás encontrar infinitas maneras de relacionarte con tus criaturas, y nunca se os acabarán las ideas para inventar y soñar y vuestro vínculo será fuerte y duradero.

  3. Mantener la mirada creativa despierta te ayudará a ser flexible y resolver imaginativamente los retos del día a día. ¿Tus hijos no quieren lavarse los dientes? Seguro que con un juego o una canción se hace mucho más llevadero.

  4. Utilizar un lenguaje creativo hará que tus criaturas se sientan más cómodas y en confianza contigo. Sentirán que hablas su mismo lenguaje, y por lo tanto, querrán compartirlo todo contigo (hasta que llegue la sagrada adolescencia, que será otro cantar). No hay mejor manera de saber lo que les pasa a los peques que a través del juego, y para ayudarles, el camino es el mismo.

  5. Explorar vuestra creatividad os dará momentos inolvidables. La creatividad tiene la cualidad de parar el tiempo y hacer que recordemos esos momentos mágicos, haciendo los vínculos aún más fuertes.

  6. La creatividad será también la clave en momentos de crisis y dificultad. Las familias creativas son las que manifiestan mayor capacidad de resiliencia, es decir, la capacidad de salir adelante en la adversidad.

  7. Desarrollar tu creatividad personal será un camino de crecimiento personal increíble para ti, en primer lugar. Descubrirás cosas que no sabías que eras capaz de hacer, y explorarás caminos que ni imaginas. Y ya sabes que no hay mejor manera de enseñar a las criaturas que a través del ejemplo.


En definitiva, la creatividad es la puerta de la conciencia. Nos invita a preguntarnos las cuestiones verdaderamente relevantes acerca del tipo de madre o padre que queremos ser. Mediante nuestra creatividad podemos darnos cuenta de nuestras necesidades, tanto individualmente, como en familia, y atender la complejidad de toda realidad familiar.


Ser conscientes nos permite dar respuesta al reto sin repetir los patrones de toda la vida, sin volver a caer en las mismas heridas, dándonos la oportunidad de sanar y explorar una forma de criar más despierta, sensible y creativa, más auténtica y alineada con quienes verdaderamente queremos ser.


Si también quieres explorar este camino y necesitas acompañamiento, escríbeme para agendar una cita.




Algunas referencias


Más información sobre parentalidad positiva en la Web de Familias en positivo:



Mis publicaciones relacionadas con mi investigación sobre arteterapia como vía de apoyo a la parentalidad positiva:


Artículos:


Hervás Hermida, L. (2016). Arteterapia para la maternidad y la familia. Una vía de apoyo a la parentalidad positiva. Papeles de Arteterapia y Educación Artística Para La Inclusión Social, Vol 11, p. 131-149. https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=5959788


Hervás Hermida, L. (2021). Una mirada desde el arte a la maternidad. Repensar nuestras experiencias de parto y crianza a partir de las imágenes que nos brinda la historia del arte en el taller de arteterapia. Arteterapia. Papeles de arteterapia y educación artística para la inclusión social, 16, 79-90. https://doi.org/10.5209/arte.72611


Hervás Hermida, L. (2017). Arteterapia para la maternidad, una vía de educación prenatal y de apoyo a la parentalidad positiva. Enseñanza & Teaching: Revista Interuniversitaria de Didáctica. Vol. 35, Iss. 2, 161-181. https://doi.org/10.14201/et2017352161181


Tesis doctoral


Hervás Hermida, L. (2018). Arteterapia para la maternidad y la familia. Una vía de apoyo a la parentalidad positiva. Tesis doctoral. Universidad Autónoma de Madrid. https://repositorio.uam.es/handle/10486/686100


Capítulos de libros


Hervas Hermida, L. (2018). Arteterapia para la maternidad. Aportaciones del arte a la educación prenatal y parental. En de la Herrán Gascón, A., Hurtado, M., Garcia Sempere P.J., (Eds) Educación Prenatal y Pedagogía Prenatal: Nuevas perspectivas para la investigación, la enseñanza y la formación. P. 305-331. Editorial REDIPE. https://dialnet.unirioja.es/servlet/libro?codigo=715903


Hervas Hermida, L. (2022). Art-based methods to support and reveal new mothers’ and families’ experience. En Huss E. y Bos, E. Social Work Research Using Arts-Based Methods. Policy Press/Bristol University Press. https://policy.bristoluniversitypress.co.uk/social-work-research-using-arts-based-methods


Hervás Hermida, L. (2020). Art therapy for motherhood and families as a way to support positive parenting. En Hogan, S. (Ed) Therapeutic arts in pregnancy, birth and new parenthood. Routledge. p. 243-256. https://www.amazon.es/Therapeutic-Pregnancy-Birth-Parenthood-English-ebook/dp/B08DJW47J2/ref=tmm_kin_swatch_0?_encoding=UTF8&qid=&sr=







Commentaires


Suscríbete y no te pierdas nada

¡Gracias por tu suscripción!

bottom of page